Olivos

Olivos jovenes

Olivos piel vieja

Olivo de pata

Olivos ejemplares

Olivos artísticos y super-ejemplares

El olivo es el árbol por excelencia en España. Por todo el país se pueden encontrar millones de ejemplares de todo tipo y edad. En cada región se cultivan variedades diferentes y cada una posee su tipo de poda tradicional lo cual al final hace que los olivos de cada región sean diferentes. La compra de un olivo es algo personal, casi un flechazo. Los hay altos, bajos, de tronco recto, de tronco torcido, con formas tradicionales o mucho más caprichosas, etc. Todos ellos son hermosos y por eso no hay olivos malos ni buenos, en realidad siempre son árboles con historia.

El olivo aporta armonía y elegancia a cualquier jardín. Es un árbol respetuoso con su entorno que no levanta el suelo ni resulta dañino para ninguna otra planta del jardín. Si el tronco se ilumina correctamente se puede presumir de tener en el jardín una escultura viva que aporta un elemento altamente decorativo al conjunto.

Una de las principales virtudes del olivo es su tremenda capacidad de adaptación y resistencia. Esta misma capacidad de supervivencia es la que permite que algunos ejemplares vivan centenares de años. Sus cuidados no son excesivos y pueden adaptarse fácilmente a climas fríos siempre y cuando se tenga en cuenta una correcta protección para el invierno si fuera necesaria. Siempre es recomendable plantarlos con un buen drenaje ya que el exceso de humedad hace que sea más sensible a las bajas temperaturas.

Viveros Canós S.L. © PiensaNet